Hall of Bulls



La “Gran Sala de Toros” es una obra de los años 15,000 – 10,000 BC creada por uno o varios autores anónimos del Paleolítico. Es una pintura de gran tamaño, aproximadamente cubre unos 20 metros y se encuentra en una porción de una cueva en lo que se conoce hoy día como Lascaux, Francia. La escala de las pinturas sugiere que los artistas debieron haber utilizado escaleras de mano y andamios. Las fogatas a veces proveían luz en las cuevas, pero ya en lo profundo de la cueva el artista debió necesitar una fuente portátil de luz por lo que se cree que lo mas utilizado fue algún tipo de antorcha. Utilizaron pigmentos sacados de óxidos de minerales, carbón de leña o vegetal y grasa animal. Estas pinturas tan antiguas llaman la atención con solo una simple mirada. Es como si entráramos a un mundo fantástico lleno de misterios y significados escondidos donde cada línea y cada punto simboliza milenios y milenios de historia.
El estilo de estas obras prehistóricas es uno abstracto. Podemos encontrar un todo absoluto. También se podría decir que estas pinturas son figurativas ya que la mayoría de sus representaciones son animales y también tienen un aspecto no-figurativo ya que hay una existencia de signos y símbolos en ellas. La gran mayoría de las pinturas en esta cueva representan animales, incluyendo caballos, venados rojos, toros y especies de animales hoy día extintos. Lo primero que notamos son los animales porque ellos se representan siempre con mayor tamaño que las demás representaciones. En esta gran cámara de la cueva conocida como la Sala de los Toros, las pinturas representan figuras relativamente pequeñas de venados y caballos al lado de cuatro enormes toros que miden sobre 5 metros de largo. Casi todos estos animales están dibujados de perfil, solo se muestran los contornos, la mayoría son adultos de especies reconocidas. Muchas de estas imágenes están incompletas y muy pocas son figuras imaginarias Las decoraciones de las paredes en la gran Sala de Toros son las más impresionantes de todo el arte paleolítico, estas se extienden a ambos lados de las valiosas paredes. Esta composición esta introducida por la extraña e irreal figura del unicornio producto de la imaginación del artista, que parece estar cazando o persiguiendo a una manada de caballos enlazados por un toro inmenso y parcialmente dibujado. En el área donde se encuentra el unicornio hay una forma de color rojo que al compararla con otras figuras de la cueva llegamos a la conclusión de que se trata de la cabeza y el cuello de un caballo. En el lado opuesto hay una representación similar constituida por otros tres grandes toros salvajes, equilibra el conjunto. Un grupo de pequeños venados pintados con ocre constituye el punto de convergencia o de unión entre ambos conjuntos. En la misma composición se disimula un oso. La dificultad de visualización de este oso, provocada voluntariamente, se explica por el lugar en que se encuentra el animal en una ancha faja ventral del toro. Solo la cabeza, el lomo y la pata posterior derecha son visibles. Puntos y motivos geométricos de impreciso significado acompañan muchas de estas figuras de animales. Se pueden encontrar algunas marcas que empiezan desde un punto o una línea hasta un gran panel de grupo de marcas lineales complejas. Los signos que son poco numerosos, se limitan a algunas puntuaciones aisladas o agrupadas, a menudo negras, y a unas rayas de distintos colores. Estos artistas decoraron la superficie interior de la cueva con tonalidades de amarillo, rojo, marrón pero el negro es el color que predomina. Solo el grupo de los venados, tres bovinos y cuatro caballos, entre los que tres son incompletos, están pintados de rojo. Los colores se utilizan para llenar la forma de los animales. En estas pinturas en cavernas se utilizan una variedad de técnicas. Algunas imágenes incorporan los contornos naturales de la roca o de las formaciones minerales conocidas como estalagmitas para representar o acentuar partes de las figuras de los animales. También se utiliza la pared de la cueva para dar unos colores diferentes. La poca luz que se encuentra en la cueva le da un sentido de movimiento a los animales. Uno